El Cabildo potencia la gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

El Cabildo Insular de Tenerife firmó el pasado 13 de noviembre de 2013 un convenio de colaboración con la Fundación Canaria para el Reciclaje y el Desarrollo Sostenible (Canarias Recicla) cuyo objetivo es regular las condiciones de recogida de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) depositados en las instalaciones del Cabildo y procedentes de domicilios particulares y de fuentes comerciales o industriales.

Convenio Fundación Recicla 01

La firma se realizó entre el consejero de Sostenibilidad de Recursos y Energía, Miguel Díaz-Llanos y la directora general de Canarias Recicla, Carlota Cruz Izquierdo.

El consejero de Sostenibilidad de Recursos y Energía, Miguel Díaz-Llanos, explicó que este acuerdo permite implantar un sistema de recogida que garantiza una gestión “eficiente, eficaz y respetuosa con el medio ambiente”. Asimismo, Canarias Recicla deberá realizar la recogida periódica de los RAEE.

Tanto el Cabildo como la Fundación consideran que la prioridad es “mejorar el comportamiento ambiental de todos los agentes que intervienen en el ciclo de vida de los aparatos eléctricos y electrónicos, como por ejemplo los productores, distribuidores, usuarios y, en particular, el de aquellos agentes directamente implicados en la gestión de los residuos derivados de estos aparatos”. Miguel Díaz-Llanos resaltó la importancia de la gestión de los residuos y el empeño que el Cabildo ha puesto en la misma porque, en una situación económica como la actual, ofrece nuevas posibilidades de negocio. El consejero recuerda –como lo ha hecho en anteriores ocasiones- que hay que ser optimistas y lanzar un mensaje positivo puesto que donde antes veíamos basura, ahora hay oportunidades para generar trabajo y empleo.

Tenerife cuenta con una planta de tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que se encuentra en el Complejo Ambiental de Arico y que es la primera de este tipo que se construye en Canarias. Hasta ahora, el material se quedaba acumulado o se trasladaba a la Península, por lo que supone un fuerte impulso para el desarrollo de una industria de reciclado en Canarias gracias a un modelo de negocio en el que conviven tres ámbitos: social, económico y ambiental y que requiere el compromiso de todos para evitar que estos residuos queden enterrados en un vertedero.