Más del 99% de los gases refrigerantes son liberados a la atmósfera

A pesar de la extensa legislación para la comercialización a empresas habilitadas, la manipulación de gases por empresas homologadas, control de fugas, obligación de los propietarios de las instalaciones de contar con una empresa mantenedora y de gestionar el residuo a través de gestores autorizados, actualmente la mayor parte de estos gases peligrosos son liberados a la atmósfera.

Según estimaciones del sector de gestores autorizados de gases refrigerantes, en España más del 99% de sus residuos están siendo emitidos a la atmósfera. En Canarias se estima que de los 500.000 kilos de gases puestos en el mercado cada año para su uso en instalaciones de frío y aire acondicionado, sólo se gestionan de forma adecuada unos 400 kilos.

La Mesa técnica sectorial de residuos de Canarias ha valorado en su última reunión la necesidad de contar con una estrategia de control y eficacia en la gestión de los gases refrigerantes, que redunde en la óptima manipulación y aprovechamiento de este tipo de residuos, mediante la implicación de todas las administraciones con competencias en este tema.

El análisis de esta problemática y la probable implementación de esta estrategia de trabajo será una de las propuestas que se realizarán en la próxima Mesa regional de residuos, en la que participan la Asociación de Gestores de Residuos de Canarias (AGERCAN), la Fundación Canarias Recicla, Ecoembes, Cabildo de Tenerife, la Consejería regional de Industria y Energía y la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (APMUN).

El director ejecutivo de la APMUN, Emiliano Coello, ha señalado que de lo transmitido por los empresarios de este sector se desprende la necesidad de hacer un esfuerzo conjunto entre agentes públicos y privados, en la línea de incrementar la correcta gestión de estos gases, “ya que su libre emisión a la atmósfera provoca daños ambientales, máxime en un territorio fragmentado y caracterizado por su biodiversidad como Canarias”.

En el marco de esta misma reunión sectorial se analizó la posibilidad de organizar jornadas formativas en ambas provincias sobre la correcta gestión de los gases refrigerantes y sus residuos, con el objetivo de que los agentes con capacidad inspectora (Seprona, técnicos de la APMUN, Policía Canaria, agentes de los cabildos insulares, etc.) conozcan en profundidad las malas prácticas que afectan al sector de cara a realizar una labor inspectora eficaz, y realizar campañas informativas de contenido ambiental destinadas tanto a los usuarios, como a todo el sector, incluyendo hoteleros, instaladores, talleres mecánicos, y pequeños productores, entre otros.

Los gases refrigerantes son un tipo de residuo peligroso con un alto potencial de calentamiento global lo que ha propiciado diversa legislación europea y nacional que deben cumplir las empresas que manipulan gases refrigerantes y que persigue su correcta gestión, así como su progresiva sustitución por gases de menor potencial de calentamiento global.